miércoles, 9 de mayo de 2012

Ven, que ya se acerca
Ese día, ese día...
Llave a todas nuestras cadenas
Un pequeño chasquido y una libertad merecida
Cuando unas cuantas palabras suelten esas verdades incomodas
Esos hechos que no tuvieron testigos
Y seamos libres
Una libertad atrasada
Décadas de llevar grilletes en la lengua
Milenios sin poder gritar, por perder la voz en una espiral
Serás libre
Serás libre, aunque te mate
 
Henos aqui, al borde
Siluetas que observan desde todos los puntos tus actos
Eres el puente, pero todo puente debe arder
Eres justo, pero la justicia falla a menudo
Eres el mundo, pero el mundo tarde o temprano dejará de girar
Observa y ten por sabido que saltarás
Y lo harás sin llorar, pues los hombres no lloran
Lo harás sin arrepentirte, porque los arrepentidos siempre fallan
Lo harás con odio, porque te has quedado ya sin amor
Y lo harás bien, porque confío en ti...

Cuando saltes y veas a tu alrededor los rostros
Todas tus promesas arderán hasta ser cumplidas
Todas tus buenas acciones te seguirán, para ayudarte a pelear
A todas tus malas acciones, que te recordarán
Que la perfección requiere de errores
O que nada valió la pena
Pero ya estás al borde y solo puedes esperar que lo hecho, alcance

Cuando caigas... Y caerás
No hables demasiado, pues poco se agrega en los prólogos
Siente la brisa y despreocupate
El silencio es la mejor defensa en la otra vida
Brazos abiertos a un alma asustada y retraida
Mientras llueva... Pues lloverá
Agua salada y cálida, proveniente de ojos sucios y narices congestionadas
Eres el puente, pero todo puente debe arder
Eres justo, pero la justicia falla a menudo
Eres el mundo, pero el mundo tarde o temprano dejará de girar
Adios, ser humano, adios y nunca mires atrás
Por lo que más quieras, no mires atrás
Me destrozaría
Me quebraría en millones de pedazos y esperaría morir
Porque te vería y sabría que aun no deberias de haber muerto
Porque ni yo sé que te espera
Pero este es mi trabajo
Y mi nombre, Muerte, no puede mentir ni cambiarse.